Cojinetes

Cuando se tiene que sujetar un eje en torno al cual puede rotar de un sólido, los elementos de sustentación se llaman cojinetes. Estos fuerzan que el eje pase por un punto fijo. Si impiden que el eje deslice sobre dicho punto, se les llama cojinetes axiales. Si no impiden este último movimiento, pero evitan que el eje se mueva perpendicularmente a sí mismo, reciben el nombre de cojinetes radiales. Las siguientes figuras representan un cojinete axial y uno radial respectivamente.

Los cojinetes axiales impiden el movimiento axial de un punto del eje; por lo tanto, son capaces de proporcionar la fuerza necesaria en la dirección del eje. Por el contrario, los cojinetes radiales no impiden el desplazamiento axial del eje, sino sólo aquéllos perpendiculares al mismo, es decir, los que tienden a separarlo del punto de sujeción. Por ello, suministran la fuerza perpendicular al eje necesaria para evitar que el eje deje de pasar por el punto. Si un cojinete axial sólo impide el desplazamiento en un sentido (efecto simple), entonces su fuerza de ligadura sólo se ejerce en sentido opuesto; en caso contrario (efecto doble), esta fuerza puede tener cualquiera de los dos sentidos. Se puede combinar en una misma caja un cojinete axial y uno radial, de modo que se impida totalmente el movimiento de un punto del eje en cualquier dirección (figura de la derecha), suministrando una fuerza de la dirección, módulo y sentido necesarios para asegurar esta condición. Estos cojinetes también reciben el nombre, en ocasiones, de cojinetes axiales. Las disposiciones que muestran las figuras no son únicas. Existen múltiples diseños de cojinetes que presentan características diferentes en cuanto al movimiento que restringen y, por tanto, también en lo que se refiere a las características de su fuerza de ligadura.