Ondu.net

Lupa

Cuando se intenta observar visualmente un objeto, se han de procurar tres características:

  1. encontrarse a una distancia  que el ojo humano pueda enfocar (acomodación), es decir, de al menos 25cm.
  2. ocupar una amplitud angular (imagen aparente) relativamente grande (mayor que 10º).
  3. hacer llegar al ojo una energía luminosa suficiente para ser perceptible.

Los objetos pequeños y en particular los que a una distancia de 25cm no abarcan un ángulo apreciable (si se acercasen más, lo harían, pero entonces la vista no podría acomodarse), pueden ser visualizados mediante una lupa. La lupa simple consiste en una lente convergente que se coloca entre el objeto y el ojo. Variando su posición, se puede conseguir que se forme una imagen virtual en el infinito, situando el objeto sobre el  foco.

En estas condiciones, el ángulo

tan a = y/f

El ángulo bajo el que se vería el objeto a una distancia de 25cm sería

tan b = y/25cm

con lo que el aumento de la lupa es

A=25cm/f

Las lupas más usuales tienen entre 5 y 25 aumentos, variando sus distancias focales entre 5cm y 1cm. Para mayores aumentos se puede recurrir al empleo de varias lentes, como en un microscopio.

El siguiente applet representa una lente cuya focal se puede cambiar con la barra derecha y cuya posición puede alterar con la barra inferior. La posición del objeto se regula con la barra superior. Intente acercar el objeto (azul) al foco de la lente y observe la imagen virtual (roja) obtenida.